Anorexia Nerviosa (I): Qué es, Tipos, Causas y Población de Riesgo.

La anorexia nerviosa se sitúa dentro de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), que están incrementándose en los últimos años, siendo motivo de gran preocupación para las familias. Se define como una enfermedad psicológica que afecta fundamentalmente a adolescentes (con especial incidencia en mujeres) y puede llegar a provocar la muerte. Un tratamiento complejo y especializado, donde no puede faltar el apoyo de la familia, es decisivo.

¿Qué es la Anorexia Nerviosa?

La anorexia nerviosa es un trastorno psicológico caracterizado por una alteración en la percepción de la propia imagen corporal. Se deja de comer o se vomita voluntariamente lo ingerido y se producen una serie de conductas anómalas en relación con la comida.

  • Criterios para el diagnóstico de la Anorexia Nerviosa:
    • Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y talla (generalmente pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85% del esperable o fracaso en conseguir el aumento de peso normal).
    • Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.
    • Alteración de la percepción del peso o la silueta corporal (alteración del esquema corporal), exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.
    • En las mujeres postpuberales, presencia de amenorrea, por ejemplo, ausencia de, al menos, tres ciclos menstruales consecutivos (se considera la presencia de amenorrea cuando una mujer presenta ciclos menstruales únicamente inducidos por tratamiento hormonal).
  • Subtipos de Anorexia Nerviosa:
    • Tipo Restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo no recurre regularmente a atracones (rápida e intensa ingesta de alimentos) o a conductas purgativas (provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o exceso de actividad física).
    • Tipo Purgativo-Compulsivo: durante el episodio de anorexia nerviosa el individuo recurre regularmente a atracones y/o a conductas de tipo purgativas.

Causas de la Anorexia Nerviosa.

Los TCA son muy complejos y detrás de su aparición no encontramos una única explicación. Aunque son frecuentes los mensajes que culpabilizan por un lado a la moda, o por otro a determinadas formas de relación y educación familiar cómo único componente causal, lo cierto es que lo que determina realmente el inicio de un TCA es la convicción de empezar una dieta con el fin de mejorar la imagen que uno tiene de sí mismo y poder sentirse mejor.

Así pues, los factores que determinan la aparición de los TCA son los que se relacionan con la fragilidad que tienen el individuo para sucumbir a los mensajes mediáticos y del grupo al que pertenece, imitando los comportamientos de los demás sin crítica alguna y sin tener en cuenta sus necesidades.

Por ello, todos los factores que determinan los TCA pueden agruparse en tres categorías:

  1. Factores de predisposición al trastorno: son aquellos que se relacionan con la vulnerabilidad de la persona para padecer el trastorno.
  2. Factores desencadenantes o de precipitación: recoge todas aquellas situaciones de estrés que inducen a la aparición del trastorno en un momento concreto.
  3. Factores de mantenimiento: una vez instaurado el trastorno, reúne todas aquellas situaciones o vulnerabilidades que favorecen el que el trastorno se perpetúe.

Vamos a considerar más en profundidad cada uno de estos factores:

  1. Factores de predisposición:
    • Contexto social: En nuestra cultura se ha asociado la delgadez a otros valores como el del éxito, la riqueza, la valía profesional, familiar y personal en general. Se han ido transmitiendo unos valores que han llevado a que el individuo mida su autoestima sobre la satisfacción que siente sólo por su cuerpo, por el valor que le concede a su imagen corporal. La satisfacción personal resulta inestable porque se construye según un peso objetivo patológico, de una etapa de vida sólo joven, de un estado físico ideal. Así, la identidad personal se construye sobre unos pilares frágiles, donde los valores personales son efímeros y la autoestima de la persona está sujeta al fracaso.
    • Dificultades en las relaciones familiares: Se refiere a todas las problemáticas en el funcionamiento del sistema de una familia. Aquí se incluyen desde problemas en sus relaciones hasta en la ejecución del rol de cada uno de sus miembros.
    • Tipología Familiar: No hay acuerdo entre los autores en aceptar una tipología familiar determinada, pero hay una serie de características familiares que pueden contribuir a desarrollar un trastorno alimentario: 1. Malos hábitos alimentarios, tanto por exceso (comidas rápidas, comidas ricas en grasas, que puedan conducir a un sobrepeso con la posterior necesidad de perderlo lo antes posible), como por defecto (frecuentes dietas en la familia, por estética). 2. Preocupación excesiva de los padres por la figura, las dietas bajas en calorías y la imagen. Muchas veces existe por parte de los padres una preocupación excesiva por estos temas, y esto lo transmiten diariamente a sus hijos, repitiendo estos comportamientos posteriormente. 3. Antecedentes familiares de trastornos alimentarios, de trastornos afectivos, de abuso de alcohol y drogas.
    • Predisposición personal: Incluye una serie de características y competencias personales relacionadas con la capacidad para defenderse de la influencia social y familiar, así como los recursos psíquicos referidos a la forma habitual de afrontar los problemas habituales y la manera en cómo se regulan las emociones.
    • El estilo cognitivo: Constituye la forma en que piensan las personas y elaboran sus conceptos tanto sobre sí mismos, como sobre los demás y el mundo que les rodea.
    • La autoestima: Vinculan fácilmente la exigencia de perfección a obtener el cuerpo que se han propuesto. Están normalmente demasiado sujetos a la aprobación de los demás, dominados con un sentimiento constante de inferioridad. Muy sensibles a la crítica de los demás, con miedo al rechazo y escasa tolerancia a la frustración.
  2. Factores desencadenantes:
    • Presión para adelgazar: Burlas del grupo de iguales. Comentarios excesivos dentro del núcleo de la familia sobre su cuerpo o ciertas partes del mismo. Excesiva importancia de la familia a la estética y la belleza corporal. Mensajes en la familia en los que se vincula en exceso pérdida de peso y dieta con fuerza de voluntad y otros atributos o cualidades morales positivas. Excesivos comentarios en el grupo de iguales o familia entre comida “light y/o baja” en grasas como la única “sana”, “buena” o “limpia”.
    • Situaciones vitales de estrés. Cualquier cambio vital, incluidos los positivos, en determinados perfiles pueden producir la aparición de un TCA. 
  3. Factores mantenedores:
    • El factor que más favorece el mantenimiento del TCA es la perpetuación de la dieta, de unas pautas alimentarias inadecuadas. Esta dieta restrictiva produce una serie de cambios biológicos y psicológicos que interfieren en el buen funcionamiento mental y corporal. Por ello el individuo sigue: negando lo que le pasa, no tiene conciencia clara de enfermedad, se obsesiona cada vez más por la comida y sus capacidades cognitivas se empobrecen.
    • A nivel familiar hay distintos factores que mantienen el trastorno:
      • Sobreprotección: la excesiva protección por parte de los padres hacia la persona enferma, mantiene los síntomas (aceptar caprichos, ocuparse de sus problemas, decidir por ella). Debemos evitarlo, e intentar fomentar la autonomía.
      • Falta de acuerdo: uno de los factores mantenedores que aparecen con más frecuencia es la falta de acuerdo entre los padres. Lo que se consigue con esa actitud es que la persona que sufre el trastorno utilice a uno u otro padre según quién le favorezca más en ese momento. Es mejor tomar decisiones unánimemente, consensuándolas previamente o aunque no se esté de acuerdo con la decisión del otro, hablándolo en otro momento en el que no esté presente la persona afectada.
      • Inconsistencia en las decisiones: si los padres o demás familiares que estén alrededor no son firmes en sus decisiones, la persona no tomará en serio lo que se le dice y muchas veces también entrará en contradicción.
      • Minimizar los problemas: el quitarle importancia a estos problemas y no prestarles la suficiente atención puede hacer que el problema se agrave y se mantenga durante un largo periodo de tiempo.
      • Negar la enfermedad: negar que nuestro familiar tiene una enfermedad, pensar que son cosas de la edad y ya se le pasará, sólo hará que se retrase la petición de ayuda profesional, y permitirá a la persona afectada reforzar su idea de no necesitar ayuda.

¿A quiénes afecta la Anorexia Nerviosa?

Afecta fundamentalmente a adolescentes y a adultos jóvenes, aunque el rango de edad se está ampliando. Afecta mucho más a las mujeres que a los hombres, de modo que por cada 100 casos 90 son mujeres y 10 son hombres. 

En un principio se constató que la mayoría de las veces afectaba a personas de clase social media-alta, sin embargo, actualmente la clase social no parece ser un factor discriminante para la aparición de la anorexia.

Suele darse con más frecuencia en personas muy perfeccionistas, muy exigentes consigo mismas, con baja autoestima, inseguras, introvertidas, con falta de capacidades para afrontar problemas, dificultades en las relaciones sociales y con alteraciones en el estado de ánimo. Están descontentas con la propia imagen corporal y con la personalidad que tienen.

Seguiremos tratando este importante asunto la próxima semana, hasta entonces.

¡Un saludo!  


Un pensamiento sobre “Anorexia Nerviosa (I): Qué es, Tipos, Causas y Población de Riesgo.

  1. Pingback: Anorexia nerviosa (II): Síntomas Físicos, Alteraciones Psicológicas, Cómo Detectarla, y el Papel de la Familia.