Botellón Electrónico. Causas, riesgos y consejos para evitarlo.

botellón

Botellón Electrónico. Quizá no hayas oído hablar nunca de ello. Es posible que sí sepas qué es el botellón “a secas”: se refiere a la reunión (generalmente de adolescentes y jóvenes) donde lo que prima es la consumición descontrolada de bebidas alcohólicas. Pues bien, al abrigo de esta imagen, se ha acuñado este término Botellón Electrónico para referirnos al consumo descontrolado y desproporcionado (en este caso por niños, adolescentes y jóvenes por igual) de las Nuevas Tecnologías y los aparatos vinculados a estas.

Así, Botellón Electrónico se refiere a ese uso (más bien atracón, casi diario) que los niños y jóvenes hacen, en casa o fuera de ella, al tener acceso ilimitado a videoconsolas, televisión, ordenadores, tablets, teléfonos móviles, etc. Especialmente preocupante es cuando este tipo de conductas se hacen en casa, generalmente, en la intimidad de la propia habitación. 

¿Cuál es el origen del Botellón Electrónico? 

Según los expertos, ciñéndonos al ámbito familiar y más concretamente a “los menores de la casa”, se podría  determinar que el origen del abuso en el Botellón Electrónico, nace mayoritariamente de dos situaciones diferentes:

  • La falta de control de los padres: el clima familiar, la comunicación y el control son factores claves en la progresiva modulación del carácter del niño. La velocidad con la que las nuevas tecnologías han entrado en los hogares ha supuesto una dificultad de adaptación para todos los miembros de la familia.  Son muchos los dispositivos que se encuentran al alcance de los menores (televisión, videoconsolas, ordenadores) y es prácticamente inexistente la vigilancia que los adultos ejercen sobre el uso de éstos por sus hijos. Ello se debe, entre otros muchos aspectos a:
    • la comodidad que supone las horas que pasan los niños frente a la pantalla “sin molestar”;
    • la creencia errónea de que los peligros sólo se encuentran fuera de casa; y
    • a la falta de conocimientos por parte de los padres para manejar aplicaciones, por su escasa preparación en lo concerniente “al mundo de las nuevas tecnologías”, suponiendo un obstáculo a la interrelación con los hijos en este ámbito.
  • Ausencia de los padres o los también llamados “padres invisibles”: la incorporación de la mujer al mundo laboral, la mayor presión laboral ejercida, nefastos horarios laborales, etc.  Todo esto provoca una clara “falta de tiempo” que se convierte en el handicap más sobresaliente. Así pues, los padres suelen estar “ausentes”, lo que supone en muchos de los casos amplias franjas horarias en las que el niño se autotutela (a estos niños se les conoce como los “niños de la llave”), utilizando su tiempo de la manera que le es mas placentera, siendo esta normalmente el uso de los aparatos y juguetes de esta era tecnología.

¿Es para tanto? ¿Hay que preocuparse?

“Es verdad, mi hijo tiene y usa de todo: videoconsola, móvil, tablet, TV, etc. Llegamos a casa, se mete en su cuarto y ahí pasa las horas, entretenido en sus cosas”. Quizá esta imagen se acerca bastante a lo que ocurre en tu casa.  Debes saber que, en los últimos años, las consecuencias negativas producidas por el uso abusivo de televisión, videojuegos o, en el caso más incipiente de Internet, han llevado a muchos autores a determinar la existencia de un desorden de adicción similar a los problemas que aparecen con otras conductas adictivas como son el juego, el trabajo, etc.  Este es el motivo por el que se alerta a los padres y a la sociedad en general, de la existencia de este nuevo fenómeno que supone el Botellón Electrónico.

Y hay que precisar que las consecuencias que se derivan de esto afectan a todos los ámbitos:

  • En cuanto a las consecuencias físicas, el mayor impacto lo sufre la visión. Son muchas las horas que pasan frente a las pantallas y todo abuso trae sus consecuencias apareciendo, en este caso, fatiga o cansancio visual, dolores de cabeza y molestias oculares.  También problemas relacionados con las malas posturas corporales que de adoptan, tendinitis, dolores y atrofia muscular, sedentarismo, riesgo de obesidad, etc.
  • Psicológicamente hablando, las consecuencias son también muy significativas.  El Botellón Tecnológico provoca (puede provocar): aislamiento del niño/adolescente/joven, posible inadaptación social al llegar a la vida adulta, altibajos emocionales y desmotivación por todo aquello que no guarde relación con su adicción.

¿Enganchados a las Nuevas Tecnologías? 

Nadie discute el peligro que corren los jóvenes que practican el botellón. Se sabe que cuanto más joven alguien se inicia en el consumo de alcohol, más probabilidades tiene de desarrollar una adicción. De igual manera puede llegar a ocurrir con el Botellón Electrónico.

En efecto, las adicciones no se limitan exclusivamente a las conductas ocasionadas por sustancias químicas como los estimulantes, las drogas, la nicotina o alcohol. De tal manera que existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que pueden convertirse en adictivos y afectar de forma significativa a la vida de cualquier persona. La realidad de la adicción a las Nuevas Tecnologías es un problema creciente en la última década. Tal es así, que cada vez hay más centros que se especializan en la desintoxicación de estas nuevas adicciones relacionadas con la tecnología.

Cómo detectar si tu hijo participa del Botellón Electrónico

Conviene que te hagas las siguientes preguntas: “¿Tu hijo…

  • … Al llegar a casa lo primero que hace es encender el ordenador?
  • … Pasa mucho tiempo conectado, viendo la TV o jugando con videojuegos?
  • … Muestra enfado o agresividad si se le cierra una página Web o bien si se le apaga el ordenador o la videoconsola?
  • … Mira constantemente el móvil y se altera cuando no puede responder inmediatamente a un mensaje, o alguna novedad en sus redes sociales?
  • … Se muestra aburrido o irritable en aquellos sitios donde no hay conexión?
  • … Necesita llevar su consola portátil cuando salís de casa?

Si has contestado a la mayoría de las preguntas afirmativamente, conviene que consideres seriamente la situación. 

¿Cómo reaccionar? ¿Qué se puede hacer?
No existe una solución universal. Internet es una ventana al mundo y no se trata de cerrársela a los menores de la casa. Tampoco podemos pretender que abandonen las videoconsolas y se conformen con los juegos tradicionales. La realidad impera y hay que evolucionar con ella.

Algunos consejos que pueden ayudar:

  • Ante todo, es primordial una mayor dedicación por parte de los padres. Como apuntábamos, el conocimiento es indispensable: saber cuántas horas dedica tu hijo a cada actividad es conocerlo y conocerlo es ayudarlo. Así que pregunta a tu hijo qué ha hecho durante el día. Su respuesta te va a ser muy útil. Esto te va a permitir:
  • Controlar y poner límites al uso y consumo de las Nuevas Tecnologías. 
  • Suple las horas restadas a la pantalla con otras actividades acordes con sus intereses. 
  • Existen sistemas operativos que ofrecen herramientas para aplicar ciertos filtros y medidas de seguridad para los menores, se denominan “medidas de control parental” con ellas podrás limitar el control horario en la sesión del niño.
  • Por supuesto, ni que decir tiene de la importancia de que dediques tiempo efectivo para interactuar con tus hijos. Tiempo en el que, también , podáis compartir el uso de la tecnología. 

Esperamos vuestros comentarios y opiniones.

¡Un saludo a todos!


Un pensamiento sobre “Botellón Electrónico. Causas, riesgos y consejos para evitarlo.

  1. Pingback: Adolescentes, un día sin Internet. Experimento Real.

Deja un comentario