Comunicación positiva: consejos para padres que hablan con sus hijos

Familie mit zwei Kindern stimmt demokratisch per Fingerzeig ab

Comunicación, comunicación, comunicación. Sí, otro post sobre la comunicación. Ya lo hemos dicho en otras ocasiones: nunca será suficiente el énfasis que hagamos sobre la importancia que tiene la comunicación en nuestras vidas y relaciones interpersonales.

Así pues, cuando se da una buena comunicación en una familia, existe compañerismo, complicidad y un ambiente de unión y afecto en la casa, dando mayor posibilidad de que vivamos en un clima de respeto mutuo y los valores familiares se transmitan y compartan de una manera efectiva y natural.

Ahora bien, también sabemos que mantener una buena comunicación no siempre es fácil, de tal manera que cada día hay menos tiempo para compartir y dialogar en familia. Múltiples tareas y largas jornadas de trabajo son algunos de los problemas que impiden una verdadera comunicación. Sin embargo, pese al escaso tiempo con que contamos, es necesario y posible aprender estilos adecuados de comunicación con nuestros hijos para apoyarlos en sus problemas, saber lo que piensan y que sepan que pueden confiar y contar con nosotros.


Y es que una buena comunicación entre padres e hijos contribuye a lograr mejores relaciones en la familia, estimula la confianza mutua y facilita a los padres su labor formadora, al existir un canal abierto que les permita, como decíamos, transmitir valores, ideas, compartir pensamientos sentimientos, etc.  De tal manera que una comunicación positiva, clara, directa y abierta, no sólo facilita el desarrollo de un clima familiar positivo, sino que también promueve la resolución de los conflictos familiares.


Por todo esto, es fundamental, que los padres eduquen sus hijos con las herramientas necesarias que faciliten una buena comunicación entre los miembros de su familia. Esto es: saber escuchar (escucha activa), comunicar sentimientos, expresar correctamente tanto el acuerdo como el desacuerdo, así como mantener una actitud tolerante y comprensiva son actitudes y herramientas que promueven un buen clima de dialogo en la casa.


Consejos para tener una comunicación positiva entre padres e hijos:


  • Al comunicarte con tus hijos, busca que siempre sea de una forma positiva. Esto tiene que ver con tu propia actitud ante la comunicación y sobre qué asuntos y temas os comunicáis en casa. Y es que hay situaciones en las que los padres sólo se dirigen a sus hijos cuando se trata de regañar o señalar lo malo. Huye de este tipo de comunicación y aprovecha para (también) hablar de lo bueno: reconoce sus esfuerzos y logros y transmítele cariño y afecto con tus palabras. 

  • Trata siempre de ser comprensivo y ponerte en el lugar del otro. Sobre la empatía también hemos hablado en más de una ocasión. Te recomiendo que vuelvas a echar un vistazo a: Empatía o nada 
  • Escucha con atención e interés los que te dicen tus hijos, dale importancia a sus palabras. Más sobre la escucha activa: Saber escuchar. Sentirse escuchado
  • Exprésate y comparte tus sentimientos, explícale a tus hijos lo que sientes, en primera persona. Esto hará la conversación más cercana y accesible.
  • Sé claro a la hora de pedir algo, no dejes espacio para las dudas o interpretaciones erróneas.

  • Si deseamos que nuestros hijos compartan sus sentimientos, opiniones, dudas o temores con nosotros, debemos aprender a acogerlos de forma cálida. Para ello, acuérdate de la importancia de la comunicación no verbal. Cómo hacerlo: sonríele, míralo, tómalo de la mano, usa un tono cálido y suave en tu voz.

  • Recuerda utilizar frases que abran la comunicación. Por ejemplo a través de preguntas abiertas, o de expresiones tales como: “cuéntame más…”; “dime, te escucho…”; “quieres decir algo más…”. Responde con frases que demuestren que está escuchando, como: “me preocupa mucho que…”; “entiendo que te sientas así…”; “me interesa lo que me dices porque…”.
  • Por último no olvides que comunicarte con tus hijos, hablar con ellos, no es interrogar a tus hijos. Habla, pregunta, cuestiona, comparte… pero no interrogues.

Una cosa más: Puede que todo esto te parezca muy complicado o difícil de lograr, pero tranquilo/a la buena noticia es que todos estos aspectos se pueden aprender y entrenar. Así que si estás teniendo problemas en tus relaciones familiares porque no hay una buena comunicación, no te resignes, se puede mejorar y mucho. Si, acaso, te encuentras en alguna de estas situaciones, recuerda que aquí mismo, en deMostaza podemos brindarte la ayuda profesional que puedes necesitar.

¡Un saludo a todos!

Deja un comentario