Críticas. Cómo aceptar y manejar las críticas (II)

crítica

Tal y como anunciamos, dedicamos un segundo post a considerar el cómo aceptar y manejar las críticas. De esta forma, tras una primera parte (Críticas. Cómo aceptar y manejar las críticas (I)) donde pudimos constatar que las críticas forman parte de las relaciones interpersonales, que hay que valorar y evaluar las críticas y los distintos tipos de críticas a los que nos podemos enfrentar, nos adentramos ahora en el “cómo”, en las maneras adecuadas de responder y manejar las críticas.

Cómo responder a las críticas

Antes de responder a esto, tenemos que hacer un ejercicio de honestidad y reconocer que, cuando recibimos una crítica, el impulso natural que todos tenemos nos lleva a tratar de defendernos o a negar la acusación. Sin embargo, hay que decir que la defensa y la negación pueden conducirte a una discusión que te desgaste emocionalmente.

Por eso deberemos no contraatacar ni ponernos a la defensiva. Es mejor intentar ponernos en el lugar del que emite la crítica y analizar lo que nos quiere transmitir, tal vez tenga algo de razón. Además, si la crítica recibida es constructiva, no aprovecharás la oportunidad de mejorar gracias a los comentarios y aportaciones de los demás.

Sin olvidar lo que acabamos de mencionar, podemos señalar algunas formas de responder adecuadamente a las críticas, considerando también el tipo de crítica recibida:

  • Críticas Constructivas:
    • Respira and keep calm (mantén la calma). Antes de entrar en una discusión innecesaria, contestar agresivamente o hacer algún gesto que exprese fastidio o inconformidad (poner los ojos en blanco, resoplar, etc.), respira profundamente.
    • Escucha activamente. Esto implica escuchar, y no sólo oír. Mientras la otra persona esté hablando, préstale toda tu atención en vez de estar pensando cuál será tu siguiente respuesta o refutación.
    • Analiza detenidamente la crítica e intenta interpretarla de forma adecuada, ya que es muy importante distinguir las verdaderas críticas de las que no lo son.
    • Distánciate emocionalmente y pregúntate si la crítica está fundamentada en hechos reales. ¿Cuál es la intención de la otra persona? ¿Es una crítica constructiva o es un ataque personal?
    • Acepta la crítica. Asume tu parte de responsabilidad, sin excusas, sin culpar a terceros o a situaciones determinadas.
    • Agradece. Si la crítica es constructiva y es un medio para hacerte mejorar, ¿por qué no agradecer el feedback recibido? Si es un ataque personal sin fundamento… ¡ésa es otra historia!
    • Trata de mejorar. Utiliza la crítica para desarrollarte, corregir tus errores, mejorar tus habilidades, etc.
  • Críticas Imprecisas: 
    • En este caso, si queremos manejar adecuadamente la crítica y tratar de sacar algo positivo de ella, deberemos intentar transformar la crítica imprecisa en crítica constructiva. Para ello, será necesario escuchar con atención a la otra persona y hacerle preguntas que nos puedan dar información sobre sus sentimientos y necesidades. De esta manera rompes con el ciclo nocivo de este tipo de crítica ya que tratas de concretar el motivo y los porqués de dicha crítica, con lo que tendrás algo específico y claro sobre lo que poder trabajar. Además, al hacer esto, se mejora notablemente la comunicación y la comprensión.
    • Por ejemplo, si en el trabajo recibes un comentario del tipo “su informe del mes pasado fue pésimo”, pregunta: “¿qué quiere decir exactamente?, ¿cuáles fueron los errores del informe?, ¿cómo podría mejorarlo?”. O también, si alguien te critica diciéndote algo así: “nunca escuchas lo que te digo”, puedes recibir y manejar este tipo de crítica imprecisa preguntando lo siguiente: “¿que te hace pensar que no te estoy escuchando? Esto apuntaría a los hechos aludidos; Y también puedes preguntar: “¿estás enfadado porque (necesitas)…?” Esta pregunta apuntaría a los sentimientos puestos en juego en la crítica imprecisa recibida.
  • Críticas Destructivas:
    • La manera idónea de rechazar estas críticas no es contraatacando o iniciando una discusión estéril. Para responder a las críticas no constructivas conviene:
    • Distanciarse del comentario. Tomarlo como algo personal sólo te llevará a desgastarte emocionalmente.
    • Escuchar (o hacer como que se escucha) sin interrumpir. Deja que la otra persona hable libremente, ya que, si le interrumpes, seguramente alargarás el ataque verbal y comenzaréis una discusión que no traerá nada bueno. No tienes por qué estar de acuerdo con lo que diga.
    • Evita entrar en el juego de la descalificación y el “pues tú más” o “la culpa es tuya”.
    • Respira profundamente para calmar las emociones negativas que la crítica haya podido generarte (ansiedad, enfado, tristeza, etc.).
    • Si discrepas, hazlo de forma respetuosa. Responde con firmeza y, a la vez, cortésmente. Por ejemplo: “comprendo lo que quieres decir. Sin embargo, no estoy de acuerdo. Te explico por qué…”.  
    • Cuando la crítica nos la hacen de forma agresiva, insultando y gritando, lo mejor será acabar o cortar la conversación lo antes posible. Para ello se pueden utilizar frases del tipo “otro día lo hablamos”, “este no es el momento adecuado para hablar de ello”, “dejemos pasar un tiempo para tranquilizarnos”, etc.

En resumen, aceptar las críticas es difícil, aunque merece la pena poner empeño en ello y se puede aprender a hacerlo. Además, no hay que olvidar que las críticas constructivas son unas grandes aliadas para mejorar como personas y como profesionales. Sin embargo, los ataques injustificados es mejor ignorarlos. Una buena crítica debe generar en el otro la sensación de estar siendo ayudado.

También conviene señalar que si escuchas la misma crítica a diferentes personas, seguramente deberás cambiar algún aspecto de tu comportamiento. En cambio, si es sólo una persona la que expresa la crítica, puede que debas cambiar la forma en la que te comunicas o te comportas con ella (o, quizás, esa persona esté equivocada…). Para ambos casos, recuerda que en deMostaza podemos ofrecerte la ayuda profesional que puedas necesitar. Estamos a tu disposición y estaremos encantados de atenderte.

¡Un saludo!

Deja un comentario