El Duelo y la Pérdida. Consejos para afrontarlos.

duelo

El DUELO y la PÉRDIDA. La experiencia de perder a alguien es algo por lo que todos, sin excepción, pasamos en algún momento de nuestra vida. Esta experiencia requiere poner en marcha todos nuestros recursos para poder elaborar correctamente el duelo.

De hecho, en la semana que hoy comienza, se cumple el segundo aniversario del acontecimiento más doloroso por el que he pasado en mi vida: se cumplen dos años de la pérdida de mi primer hijo, Abel, y tanto mi esposa como yo, hemos tenido (por momentos aún estamos) que gestionar nuestro proceso de duelo particular. Como parte del mismo, está el poder escribir y compartir este blog con todos vosotros. Por ello, quiero proponer algunas reflexiones y sugerencias para que os puedan servir de ayuda en una situación como ésta.

¿Qué es el Duelo?

El duelo se refiere al conjunto de manifestaciones fisiológicas, intelectuales, emocionales, conductuales y espirituales que aparecen como consecuencia de la pérdida de un ser querido. Como podéis imaginar, en ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es total:

  • Es un dolor biológico (duele el cuerpo) y se sabe que incluso las defensas del cuerpo bajan y este es más vulnerable a las enfermedades.
  • Psicológico y emocional (duele la “persona” y “el corazón”).
  • Social (duele en tus relaciones con los demás).
  • Familiar (nos duele el dolor de otros, que también son queridos por nosotros).
  • Espiritual (duele el alma).  

El Duelo como Proceso

Cuando recibimos la noticia de que alguien muy cercano a nosotros acaba de fallecer, se disparan multitud de sentimientos y emociones. Como todas las emociones, las que surgen a raíz de un fallecimiento también son cambiantes y se puede trabajar en ellas. El proceso en el que estas emociones van evolucionando se llama “proceso de duelo”. Evidentemente no supone un esquema rígido e inequívoco, sino que es más bien una sucesión de fases por las que la persona suele ir pasando cuando trata de adaptarse a la nueva circunstancia.

Así como la gente siente el duelo de muchas maneras diferentes, también lo maneja de manera diferente:

  • Algunas personas buscan el apoyo de otras y encuentran alivio en los buenos recuerdos.
  • Otras tratan de mantenerse ocupadas para alejar su mente de la pérdida.
  • Algunas personas se deprimen y se alejan de sus amigos o evitan los lugares o situaciones que les recuerdan a la persona fallecida.
  • A otras personas les puede ayudar hablar con otros de su pérdida. Hay quien lo hace de manera natural y con amigos y familiares; otras hablan con un terapeuta profesional. Otros quizás no sientan ganas de hablar mucho del tema, porque les cuesta encontrar palabras para expresar una emoción tan profunda y personal, o se preguntan si hablar les hará sentir más dolor. Esto está bien, siempre y cuando se encuentren otras maneras de hacer frente al dolor.

Se habla de elaboración del duelo cuando ya se acepta la pérdida como algo natural y el recordar no causa un dolor extremo.

Etapas del Proceso de Duelo

Como todo proceso, el duelo cursa diferentes etapas y, en general, la mayoría de los estudios coinciden en que el duelo se desarrolla en cuatro etapas dinámicas 

  1. Incredulidad, Impacto, Perplejidad o Shock”.
 Esta etapa se inicia cuando nos enfrentamos por primera vez a la noticia de la muerte. La sensación de desconcierto es profunda. Puede prolongarse desde minutos, días y hasta seis meses. La persona que acaba de recibir la información se intenta defender del impacto de la noticia, se enfrenta a una realidad que no logra comprender y que capta toda su atención, por lo que el consuelo de los demás, en este momento, no será bien recibido en general. Aquí se suele experimentar sentimientos de pena y dolor, incredulidad y confusión. También es común presentar en esta fase trastornos del apetito por defecto o por exceso, así como nauseas e insomnio. Es una fase de negación y confusión absoluta; la persona se siente paralizada y tiene el deseo de salir corriendo hacia un lugar donde esto no esté pasando, cree en la fantasía de despertar y que todo haya sido un sueño. Es la propia persona que está sufriendo el dolor por la pérdida quien debe verificar y confrontar la realidad. Cuanto menos dure esta etapa, más saludable será el duelo.
  2. Rabia y Culpa”. 
Es común que la persona sienta una angustia intensa, acompañada de un desorden emocional. La muerte ya ha sido aceptada como un hecho real. Comienza un proceso de búsqueda de quien ya no está y se empiezan a expresar los sentimientos. La persona que sufre, en este momento, suele realizar grandes esfuerzos por tomar contacto con el fallecido pues la añoranza está muy presente. A menudo ocurre que los sentimientos que se desencadenan no son de naturaleza positiva, pues se siente culpa por no haber pasado más tiempo con la persona que se ha ido, por no haber hablado con ella de algo en concreto, por no haberse despedido de una forma más íntima, etc. En esta fase es muy importante que la persona en duelo tenga la oportunidad de expresarse y desahogarse.
  3. Desorganización del Mundo, Desesperación y Retraimiento”. 
Se le llama la etapa de la verdadera tristeza. Esta etapa, en muchos casos, puede durar hasta dos años. Se intensifica la pena y el llanto. Surgen los sentimientos de culpabilidad, resentimiento, soledad, añoranza y reproche. El resentimiento impide la readaptación a la nueva realidad y se tienen comportamientos o conductas no meditadas. Es habitual en estos momentos del proceso de duelo soñar con el fallecido, retirarse socialmente, los suspiros constantes, la hiperactividad y algunas conductas como frecuentar los mismos lugares que visitaba la persona fallecida. Se perciben sensaciones físicas, como el estómago vacío, hipersensibilidad a los ruidos, vivencias de despersonalización, sensación de ahogo y cansancio y los sentimientos de indefensión se vuelven más intensos.
  4. Reestructuración del mundo, Reorganización y Aceptación”. 
La reestructuración puede durar, incluso, algunos años. Aquí es cuando la persona toma conciencia de la pérdida, acepta el vacío y lo incorpora como una ausencia permanente. Reaparece el sosiego y el sentido de vivir y se atenúan las emociones y sentimientos. Vuelve a sentir la calidez de quienes le rodean. Comienza a tener una visión más realista del ser perdido, sin idealizar tanto ni tener tan presentes los recuerdos que implican culpa o reproches. Tiene como consecuencia el establecimiento de nuevas relaciones.

Algunos consejos para elaborar correctamente el Duelo.

Cuidarte a ti mismo en cosas pequeñas, pero importantes, puede ayudarte a enfrentar y superar el proceso de duelo. Algunas cosas que quizás te ayuden:

  • Recuerda que la aflicción es una emoción normal. Debes saber que la aflicción puede desaparecer (y va a desaparecer).
  • Participa en los rituales de despedida. Los servicios religiosos, los funerales y otras tradiciones ayudan a la gente a superar los primeros días y a honrar a la persona que falleció.
  • Reúnete con otros. Incluso las reuniones informales de familiares y amigos brindan una sensación de apoyo y ayudan a la gente a no sentirse tan aislada durante los primeros días y semanas del duelo.
  • Cuando puedas, habla de ello. A algunas personas les ayuda contar la historia de su pérdida o hablar de sus sentimientos. En ocasiones, una persona no tiene deseos de hablar. Eso también está bien. Nadie debe sentirse presionado a hablar.
  • Exprésate. Aun cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes si escuchar determinadas canciones o realizar algunas actividades resulta doloroso porque te trae recuerdos de la persona que perdiste. Esto es normal. Después de un tiempo, será menos doloroso.

Si tu dolor no disminuye después de un tiempo de la muerte del ser amado, es posible que necesites ayuda. Así pues, la ayuda de un terapeuta profesional puede serte útil, porque te permite hablar de tu pérdida y expresar sentimientos intensos. Si esta es tu situación, recuerda que aquí mismo en deMostaza estaremos encantados de ayudarte.

Os animamos a compartir con nosotros vuestros comentarios y opiniones.

¡Un fuerte abrazo!

Deja un comentario