El reproche en la pareja.

reproche

Una de las manifestaciones más frecuentes y universales de la vida cotidiana de una pareja es la aparición del reproche. En efecto, todos, en mayor o menor medida, en algún momento de la vida de pareja, hemos reprochado o hemos sido reprochados. Cualquier aspecto en la vida de la pareja puede ser susceptible de originar algún reproche, desde la cosa más nimia a la más grave.

Resulta interesante notar que es muy raro que el reproche aparezca en la etapa del enamoramiento de la pareja. En cualquier caso, los reproches continuos crean desconfianza y malestar entre los cónyuges y dañan gravemente la relación de la pareja.

¿Por qué aparecen los reproches?

Los reproches surgen como una respuesta a una frustración. Una relación suele empezar con un proceso de enamoramiento que hace que se creen unas expectativas determinadas entre los miembros de la pareja. El paso del tiempo y las dificultades propias de la convivencia, hacen que aparezcan las primeras dificultades y crisis y una sensación de desencanto porque no se están cumpliendo las expectativas que se habían creado. Entonces surge la tentación de culpar al otro de esta situación.

Uno de los motivos más usuales por los que se originan los reproches en las parejas es el hecho de no aceptar a nuestra pareja tal y como es y exigirle que sea como nosotros querríamos que fuese; otras veces no aceptamos que tenga un punto de vista diferente y se lo recriminamos. Algunas personas utilizan el reproche sistemático para manipular al otro, para que hagan lo que ellos digan y se comporte como ellos quieran.

A veces los reproches se producen por la existencia de un sentimiento de injusticia. Cuando consideramos que en la relación de pareja nosotros hemos sacrificado más y nuestra aportación a esa relación ha sido mayor, utilizamos el reproche para exigir a nuestra pareja una compensación, el pago de esa deuda que creemos que tiene con nosotros.  No obstante, en la mayoría (por no decir en todas) de las ocasiones somos poco objetivos y valoramos más lo que hacemos al respecto que lo que hace nuestra pareja.  

Efectos de los reproches en la relación de pareja.

En los reproches hay frases repetitivas que apuntan a “máximas universales” como por ejemplo: “Nunca…” o “Siempre…”. Entonces en el reproche, responsabilizo al otro de no ser o actuar “como lo había soñado/esperado/deseado”. El “echar en cara” supone que el otro me debe algo, hace referencia a una deuda. El problema es cuando el reproche se hace crónico, lo que provoca la existencia de parejas que se pasan la vida reprochándose las mismas cosas, con lo que se instala una patología de pareja, donde se crea una relación basada en la violencia emocional con una total exigencia del uno sobre el otro. De esta forma, el reproche constante es uno de los síntomas más claros de crisis en la pareja, y cuando estos reproches empiezan a aparecer con cierta asiduidad, es porque algo en la relación está fallando gravemente. 

Aunque el reproche hacia la pareja pueda acarrear cierto alivio momentáneo, el hecho de que se produzca no ayuda en nada a mejorar la situación. Más bien al contrario, ya que pueden producir un efecto multiplicador de la crisis de la pareja que haga que la relación se vuelva insostenible. En efecto, recriminar cosas constantemente a nuestra pareja producirá en ésta una sensación de inseguridad que hará que tome una actitud defensiva hacia nosotros y que incluso, se generen sentimientos de rencor.

Conviene señalar que el reproche es, en cierta manera, una forma de violencia en la vida cotidiana de la pareja, ya que se produce un intento de imposición al exigir a la otra persona que sea como nosotros queremos, sin tener en cuenta sus deseos ni sus posibilidades.

Diferentes tipos de reproche.

Las parejas se hacen reproches y recriminaciones sobre materias muy diversas, a veces el motivo concreto y objetivo al que se refiere el reproche no tiene mucha importancia, ya que la motivación real del mismo es el deterioro de las relaciones y no el hecho concreto que recriminamos. Pero otras veces el reproche está motivado por algo muy concreto. Entre estos está el caso de una infidelidad. Cuando se produce una infidelidad, tenemos que tomar una decisión respecto a nuestra relación. Si decidimos continuar con ella, debemos mostrar claramente a nuestra pareja el daño que nos ha producido su comportamiento, pero no tiene sentido que saquemos el tema a relucir constantemente ya que esto no ayudará a volver a reactivar nuestra relación.

Si tuviéramos que distinguir por géneros (aún a riesgo de caer en tópicos), por regla general los hombres suelen recriminar más las cuestiones económicas. Así, consideran que su aportación a la pareja es mayor en este sentido, lo que les puede llevar a creer que su pareja está en deuda con ellos y consideran excesivos sus gastos. Por su parte, las mujeres hacen más reproches por cuestiones afectivas. Esto se debe a que, en general, sacrifican más de su vida social y laboral en una relación y se sienten poco compensadas por ello. Así pues, suelen recriminarle a su pareja su falta de sensibilidad y sus olvidos. 

¿Discutir sin reprochar?

En las discusiones de pareja debemos de ser muy cuidadosos ya que podemos decir cosas que afecten gravemente a la relación. Es bueno abordar todos los problemas y plantear nuestras quejas, pero hay una serie de cosas que debemos tener muy en cuenta:

  • Todo tiene su tiempo. Si ves que te vas a meter una discusión y que el estado de nervios en el que estás/estáis os va a llevar a lanzaros una lista de reproches, es mejor esperar a calmarse y después buscar un tiempo para poder hablar tranquilamente de lo que os molesta.
  • Los reproches nunca deben contener palabras hirientes o negativas hacia el otro. Así que no ataques la manera de ser ni las capacidades de tu pareja, ya que su autoestima se puede llegar a ver afectada.
  • No utilizar la amenaza como medio para conseguir un cambio de actitud en nuestra pareja, por ejemplo amenazando con la separación o el divorcio. En ocasiones podemos conseguir algún resultado a corto plazo, pero a la larga aumentará el recelo y la desconfianza en la pareja y la relación se resentirá.  
  • Trata, por todos los medios, de transformar el reproche en petición. Por supuesto, esta petición no debe ser dicha asumiendo una actitud de superioridad, sino de mutuo equilibrio, pues de lo contrario el afectado se molestará al ver rebajado su poder en la relación.
  • Tampoco hay que olvidar que las peticiones positivas deben centrarse en el problema y sus consecuencias y no en la persona que los hace.
  • Recuerda que si realizas peticiones, debes tener total disposición de también escuchar y atender las peticiones del otro.
  • Nunca debemos llegar al insulto o a la falta de respeto.
  • Conviene tomar en cuenta que si los dos habláis de vuestros mutuos errores de manera madura, os será mucho más sencillo erradicarlos.

Cuando estas premisas no se cumplen, la pareja va entrando en un proceso destructivo en la que el otro pasa de ser un compañero en un proyecto común a ser un rival o enemigo. 

Decíamos que los reproches y las recriminaciones son dos de los problemas que en cualquier pareja siempre aparecen, ya sea más tarde o más temprano. Por desgracia, en ocasiones no todo el mundo sabe lidiar con ellos. Así que si tu matrimonio o relación de pareja está empezando a deteriorarse a causa de las continuas peleas y reproches que os hacéis el uno al otro, es hora de que ambos os pongáis manos a la obra antes de que sea demasiado tarde.  Por eso, si tu relación está viviendo una crisis debido a los reproches, es muy importante encontrar las causas de estos y tratar de hacer lo posible por solucionarlas. Si, acaso, te encuentras en alguna de estas situaciones, recuerda que aquí mismo, en deMostaza, podemos brindarte la ayuda profesional que puedes necesitar.

Por último, señalar que debemos tener en cuenta que en toda relación de pareja hay elementos que suman y otros que restan, entre estos últimos se encuentran, sin duda alguna, los reproches.

¡Un saludo!

Deja un comentario