Estilos Educativos. ¿Cómo estamos educando?

Estilos Educativos

Estilos educativos. ¿Cómo estamos educando a nuestros hijos? ¿Qué tipo de padre / madre soy? ¿Acaso soy muy permisivo? ¿O quizás soy muy estricto? En la educación de los niños no sólo intervienen los padres, sino también los abuelos, los tíos y todos aquellos que conforman el entorno que rodea y estimula a los niños. Así pues, merece la pena considerar qué estilo educativo estamos desarrollando en la educación de nuestros hijos y ver si conviene realizar algunos ajustes al respecto. Así pues, dedicamos este post a exponer y comentar los diferentes estilos educativos parentales que se han descrito, con el único fin de ayudar a re-pensar nuestra manera de educar a los niños. 

La preocupación por la educación que se está dando a los hijos es algo (casi) universal en todos los padres. Esta es una constante en todas las consultas que recibo en las que están involucrados padres e hijos. Así, tuve la oportunidad de conversar con una madre sobre el estilo educativo que estaba empleando con su hijo de tres años. Esta madre, profundamente angustiada, se sentía desbordada e incompetente porque se veía incapaz de “gobernar” a su hijo. Su caso, no obstante, es algo mucho más frecuente de lo que imaginamos. Y es que cuando nos encontramos con hijos difíciles y padres que a sí mismos se creen incompetentes, la situación puede ser letal. Además, hemos de reconocer que algunos niños son difíciles desde muy pequeñitos y bastante tienen sus padres con intentar “reconducir” a sus hijos, para que encima los culpabilicen y los cataloguen como ineptos, blandos, duros, incompetentes u otras lindezas. 
Así, creo que es muy injusto echar sistemáticamente la culpa a los padres, ya que los problemas complejos no tienen ni explicaciones, ni soluciones simples.

¿Qué es el estilo educativo

En primer lugar, debemos señalar que el estilo educativo no es algo inmóvil, o estático. Es algo muy dinámico y ajustable, pero que, no obstante, presenta una serie de elementos comunes que nos facilitan su análisis y clasificación. Entre estos elementos comunes podemos destacar:

  • Es el conjunto de maneras de interactuar con los hijos/as.

  • Las formas de transmitir las normas y los valores.

  • Es la impronta que los padres/madres dejan en sus hijos/as.
  • Las intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia que se establecen en el seno familiar dejan una huella.

La educación de los hijos/as se asienta sobre dos pilares básicos:


  • El apoyo incondicional. Que consiste en la aceptación, en la comunicación, y en las muestras de amor y respeto.

  • Disciplina y control. Se refiere al grado de control que ejercemos sobre ellos, y al establecimiento de límites y normas.

Los estilos educativos se miden teniendo en cuenta estas dos dimensiones: por un lado el grado de control y exigencia de los padres hacia sus hijos/as, y por otro el afecto y la comunicación que les muestren. En función de esto podemos establecer cuatro estilos: El estilo permisivo, el autoritario, el sobreprotector y el de apoyo o democrático. Aunque seguramente ningún padre/madre encajará solo en uno de ellos, sí es cierto que su actuación educativa predominante se corresponderá más con uno u otro de estos estilos. El objetivo de hacer esta clasificación es que resulte mas fácil de entender y podamos así extraer cuáles son las consecuencias para nuestros hijos/as de mantener un estilo u otro.

Estilos Educativos

  1. Estilo Permisivo, Errático o Indiferente. Se caracteriza por la indiferencia ante las actitudes y conductas de los hijos. Se da una permisividad, pasividad y libertad sin límites. En general, los padres no ofrecen un modelo eficaz al cual imitar. Los padres creen que han de hacer felices a sus hijos y, para ello, deben servirles incondicionalmente, sin reparar en las consecuencias. 

    • Esto genera en los hijos conductas poco adaptadas socialmente. Tienen dificultad para incluirse y participar en grupos no permisivos. Tienen sentimientos de falta de cariño, inseguridad y ansiedad, así como baja autoestima y autocontrol. Desprecio por las normas (“no son para mí, hago lo que quiero”) y los educadores, falta de respeto y egoísmo. Los niños piensan que los padres (y, por extensión, el resto del mundo) han de servirles y presentan actitudes que ponen a prueba los límites, desafiando las reglas y la autoridad. Los problemas los solucionan los padres.
    • Como consecuencia los niños siempre ganan, puesto que nunca se enfrentan a las consecuencias de su conducta.
    • En este modelo, el poder y el control lo tienen los hijos.
  2. Estilo Autoritario. En este modelo se produce un sometimiento temeroso a las exigencias de los padres. El trato general es muy estricto, severo, se utiliza la coacción, la fuerza, el chantaje emocional, ridiculizar, la sobrecorrección y el reproche. Se cree que los hijos aprenden “si les duele”. 
Los hijos no son libres para expresarse y conducirse, les cuesta generar opiniones propias. Se dan límites sin libertad y no se refuerzan los éxitos, sino que se castigan los fracasos. Abundan las “etiquetas negativas” a la personalidad del niño. Los padres que emplean este modelo creen que ellos son los que ostentan la autoridad y han de hacerla cumplir con o sin la colaboración de los hijos: “porque lo digo yo y punto”. Sus criterios se impondrán cuando ellos sean padres o, dicho de otro modo: “cuando seas padre, comerás huevos”.
    • Esta situación suele generar en los hijos la percepción de los padres como hostiles. Se genera un gran resentimiento, fracaso en las variables de competencia social, falta de espontaneidad e iniciativa propia. Se atribuye la conducta a fuentes de control externo, escasa motivación, bajo rendimiento escolar, pobre ajuste social y emocional. También se dan sentimientos de agresividad y rebelión, ira, testadurez, venganza, introversión y sumisión temerosa. Aquí los problemas se resuelven a la fuerza y los padres siempre ganan. Ellos son los que deciden en todas las situaciones y provoca que los hijos piensen que son los padres los que deben resolver todos los problemas. Frecuentemente los métodos empleados para la resolución de problemas son dañinos.
    • Aquí el poder y el control son exclusivos de los padres.
  3. Estilo Sobreprotector. En este modelo predomina la ansiedad paterna, junto a grandes dosis de desconfianza. Esto se explica porque los padres creen que los hijos deben ser cuidados en todo momento, protegidos y mimados: “Ya crecerán, aunque para mí siempre será mi niñito/niñita”.
    • Esto suele generar en los hijos una absoluta dependencia, falta de iniciativa, egoísmo, intolerancia, tiranía y falta de adaptación social. La responsabilidad corresponde a los padres, ya que los hijos son (nunca dejan de ser) totalmente dependientes. La filosofía presente es: “todo para los niños, pero sin los niños”.
  4. Estilo Democrático o De Apoyo. En este modelo predomina la autoridad basada en el diálogo. Se potencia la sensibilidad, la comprensión, se busca la obediencia voluntaria y el control interno de las conductas. Se pretende crear un clima de libertad dentro de unos límites, donde la familia es fuente de bienestar. En este estilo se tienen en cuenta las diferentes etapas evolutivas por las que pasan lo hijos. Así pues, los padres piensan que los niños pueden resolver problemas por sí mismos. Se considera que hay que dejarles elegir y tomar decisiones para que aprendan las consecuencias. Los hijos cooperan si se les induce a ello.
    • Esto genera en los hijos confianza en sí mismos, comportamientos productivos, independencia, afirmación, responsabilidad personal y conductas socialmente adaptadas. Los problemas se solucionan de manera cooperativa, donde padres e hijos participan en la resolución. Todos ganan, todos se respetan y todos tienen parte de responsabilidad.
    • En este modelo el poder y el control se delega según se puedan manejar las distintas situaciones. Ni que decir tiene que este estilo educativo es el que más beneficios reporta y, por tanto, por el que se debería apostar

Esperamos vuestros comentarios y opiniones. 

¡Un saludo a todos!

Deja un comentario