Indicadores de que tu relación de pareja necesita terapia

terapia“Necesitamos ir a terapia de pareja”. Puede que en alguna ocasión escuchemos o digamos esta frase. Y es que en toda pareja existen situaciones conflictivas que, para poder solucionarlas, primero se deben reconocer. Las parejas no son infaliblemente estables; en tanto que se trata de un camino que se comparte, es normal que se den momentos mejores y momentos peores a lo largo del tiempo. En muchas ocasiones es la acumulación de pequeños problemas que no son tratados abiertamente los que dan lugar a la ruptura de una pareja. A continuación comentamos algunas señales de alerta que nos indican un posible conflicto que debe abordarse con la pareja para encontrar una solución. Y puede que parte de ese abordaje suponga el acudir a terapia de pareja.

  1. Si tu pareja lo sugiere. Es bastante frecuente que sea uno de los dos el que proponga acudir a ayuda profesional para tratar de mejorar la relación. Esta propuesta suele obedecer a un sincero interés por apostar por la mejoría y supervivencia de la relación. Además, hay que tener en cuenta que uno de los dos componentes de la pareja no propone ir a terapia con un especialista si el vínculo que se tiene como pareja es fuerte. De ahí que puede ser que sienta que no tiene todas sus necesidades cubiertas.
  2. Cuando se recurre a familiares o amigos antes que a tu pareja. A priori hay que afirmar que no hay nada malo en recurrir a familiares o amigos cuando se necesita ayuda. El punto aquí sería en que, con el paso del tiempo, se ha producido una merma de la confianza mutua y, al contrario de lo que pasaba antes, ya no se cuenta con la pareja para pedir o buscar ayuda. En este sentido, la terapia ayudará a que esa confianza se pueda reconstruir y se vuelvan a movilizar los recursos propios para abordar juntos las dificultades.
  3. Algo relacionado, en parte, con lo que acabamos de señalar: Ventilar los problemas. Hay un dicho popular que dice : “la ropa sucia se lava en casa”. Si alguno de los dos empieza a ventilar sus problemas con amigos o familiares, la situación es grave. Involucrar a otras personas en una cuestión íntima es clara señal de que a alguno ya no le interesa la privacidad que debe haber en una pareja.
  4. Si la comunicación es prácticamente nula o se limita a ciertas cuestiones sobre los hijos, pero no se comparte con el otro respecto a los intereses, gustos, experiencias vividas durante el día, etc., quizá esté fallando el diálogo con la pareja. Pueden darse silencios prolongados o gritos constantes, cuando antes predominaban las palabras amables y las conversaciones prolongadas.
  5. Existe un desacuerdo constante en el estilo educativo con respecto a los hijos. Si constantemente tu pareja te contradice o no está de acuerdo en cómo educas y disciplinas a vuestros hijos, vale la pena sentarse y establecer un sistema de reglas y disciplina en donde ambos estéis de acuerdo, en lugar de contradeciros mutuamente frente a los niños.
  6. No dejar ir las peleas. Si, cada vez que os peleáis, alguno de los dos sigue recordando el día en el que se perdieron las llaves y no llegasteis a tiempo, es una clara señal. Las parejas perdonan, y en el mejor de los casos, hacen como que olvidan. Si vosotros no podéis “olvidar”, no habéis perdonado porque, o bien no tenéis interés de hacerlo o bien no habéis generado las estrategias necesarias sobre cómo hacerlo. Esta situación es un claro indicio de que podéis estar necesitando acudir a terapia de pareja.
  7. ¿Estás siempre controlando a tu esposo/a en sus objetos personales, buscando algún signo de aventura amorosa? Si sospechas que tiene alguna relación extramatrimonial, ésta sí que es una clara señal de que necesitáis ayuda. Las relaciones extramatrimoniales son un grave problema para la pareja. Sin embargo, si tu pareja te es fiel e igualmente piensas que tiene algún amor fuera de casa, también es una clara señal de que necesitáis pedir ayuda y acudir a terapia de pareja para ver con claridad la situación por la que estáis pasando.
  8. Cada vez pasáis menos tiempo juntos. En ocasiones es difícil conciliar la vida profesional con la personal, por lo que es común que existan épocas en las que otro tipo de actividades, como el trabajo, absorba un gran porcentaje de nuestro tiempo. De cualquier manera, es vital reservar un tiempo para compartir con el otro, pues de lo contrario la relación se enfriará.
  9. Si el contacto físico ha disminuido considerablemente. Con esto me refiero no sólo a relaciones sexuales, sino también a caricias, abrazos, señales de afecto, etc. Esta situación hace que la pareja se distancie y entorpece la comunicación. En este caso, la terapia de pareja puede ayudar a recomponer el aspecto afectivo y físico en vuestra relación.
  10. Si no hay planes de futuro. Las metas o proyectos a largo plazo son parte fundamental para impulsar cualquier relación humana. Si no existen planes de futuro compartidos por ambos, posiblemente indique que el que el otro esté a mi lado no es indispensable para mí. Llegados a este punto, sería interesante acudir a terapia de pareja.

Ni que decir tiene que en caso de que os estéis planteando buscar esa ayuda profesional y acudir a terapia de pareja, aquí mismo en deMostaza os ofrecemos esa ayuda. Estamos a vuestra disposición. 

¡Un saludo a todos!

Deja un comentario