Inteligencia Emocional. Fundamental para tener éxito.

inteligencia

La capacidad de conocernos a nosotros mismos, de expresar nuestras emociones y de entender las de las personas que nos rodean, ayuda a relacionarnos mejor con nuestro entorno familiar, laboral y social en general.

Así, deja que te pregunte lo siguiente: ¿Alguna vez te has marchado de un sitio o has terminado una conversación sintiéndote frustrado, avergonzado, enfadado o disgustado, y te has preguntado cosas como éstas?: – “¿A qué ha venido eso?” – “¿Por qué han reaccionado de esa manera?” – “¿Por qué he reaccionado así?” – “¿Por qué me siento así?” Tal vez no sepas por qué ha salido mal, pero notas una sensación de malestar que te deja los sentimientos a flor de piel y te está afectando.

Y es que las emociones son muy poderosas y, si no se manejan con inteligencia, pueden desviarte del camino y acabar afectando a tu salud, felicidad y éxito. Así pues, vamos a acercarnos a esto tan “de moda” que se encarga de ayudarnos a considerar el porqué de estas cuestiones: la INTELIGENCIA EMOCIONAL.

¿Por qué destacan algunas personas?

Como te puedes imaginar, no se trata sólo de una variable o cualidad, sino que tiene que ver con la combinación de ciertos atributos personales. En realidad, se trata de la Inteligencia Emocional.

La verdad es que todos somos emocionalmente inteligentes hasta cierto punto, pero la elección de actuar con inteligencia emocional, en cada caso, dependerá de la confianza que tengamos y la valoración que hagamos de nuestros sentimientos. Es importante que entendamos el impacto que la inteligencia emocional ejerce en nuestra vida cotidiana.

Así, tu capacidad para actuar con inteligencia emocional depende de tu grado de madurez emocional, que se deriva de la sabiduría que hayas adquirido mediante la experiencia, combinado con una mayor comprensión de ti mismo y de cómo puedes interactuar y relacionarte con los demás. Esos conocimientos, obtenidos a lo largo de la vida de cada persona, explican porqué la inteligencia emocional, al contrario que la cognitiva, aumenta con la edad y la experiencia.

Entonces, ¿qué es eso de la Inteligencia Emocional?

Los profesores Salovey y Meyer (1990) fueron los primeros en acuñar la expresión “inteligencia emocional” para describir la forma en que las personas infunden inteligencia en sus emociones y, desde entonces, muchos otros (incluido Daniel Goleman), han ofrecido sus propias definiciones del concepto. Casi todas ellas tienen en común que Inteligencia Emocional tiene que ver con:

  • Reconocer los sentimientos propios y de los demás.
  • Levantar el ánimo y encontrar una motivación adecuada.
  • Controlar las emociones propias y en la relación con los demás.

De esta manera puedes observar que en la inteligencia emocional van de la mano dos aspectos:

  • El primero de ellos tiene que ver con lo que ocurre dentro de ti: tu capacidad de autocontrol, para lo que necesitas un fuerte sentido de la conciencia personal (autoconcepto) y una correcta motivación. Esto se conoce como INTELIGENCIA INTRAPERSONAL.
  • El segundo aspecto tiene que ver con lo que te ocurre en relación con los demás: tu capacidad para relacionarte efectivamente con otras personas. Esto te exige conocer y reconocer los sentimientos y respuestas de los demás y saber manejarlos adecuadamente. A esto se refiere la INTELIGENCIA INTERPERSONAL.

Pautas para mejorar y aumentar la Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional se puede aprender y mejorar. Para ello, hay que tener en cuenta una serie de aspectos y recomendaciones a seguir:

  1. Conciencia emocional. Reconoce  tus emociones y tus defectos, así como tus fortalezas y debilidades.
  2. Autocontrol. Es la capacidad de manejar adecuadamente las emociones y los impulsos que te puedan resultar perjudiciales.
  3. Confiabilidad. Siempre trata de ser honesto e íntegro contigo mismo.
  4. Compromiso. Es esencial para  alcanzar tus metas y éste debe partir de ti.
  5. Empatía. Es tener la capacidad de captar y respetar  los sentimientos y los puntos de vista de los demás e interesarte activamente en sus cosas.  
  6. Comunicación Así como es importante enviar mensajes para mantener la claridad del mensaje, también es significativo escuchar al otro.

Ser inteligente es mucho más que poseer un alto coeficiente intelectual.  La inteligencia emocional nos ayuda a responder a los conflictos con los que nos encontramos en el día a día, ofreciendo recursos y habilidades fundamentales para solucionarlos de una forma sana y efectiva.

En resumen, la Inteligencia Emocional tiene que ver, sobre todo, con el autoconocimiento, el autocontrol y la mejora de las relaciones con los otros y, además, te aporta más bienestar, salud y éxito en lo que emprendas. No se trata de un concepto nuevo, como tampoco lo es la inteligencia emocional en sí, ya que es evidente que el ser humano se ha esforzado desde siempre por alcanzar la felicidad y el bienestar, conservar la salud y obtener el éxito personal respecto a su entorno y en relación con los demás.

¡Un abrazo!