La importancia de decir “Te quiero”

TQ

Te quiero”. Comunicar a nuestra pareja que sentimos amor y atracción por ella es muy importante. Mucho más que importante: es fundamental, trascendental, decisivo.

Esto es de sobra conocido por todos y, además, se repite una constante en los casos que suelo atender en consulta. La escena es la siguiente: en algún momento de la terapia, suelo preguntar que si se dicen el uno al otro “Te quiero”. Pues bien, la respuesta que me encuentro en demasiadas ocasiones es que: “Bueno, no mucho… Pero el/ella ya lo sabe”. A lo que yo suelo responder: ¿Y cómo estás seguro/a de que él/ella lo sabe?

En este sentido, hay un principio que conviene no olvidar: lo que no se dice, no existe. Lo que no se expresa, lo que no se habla, no existe. Así pues, piensa un momento, con calma… ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu pareja “Te quiero“? ¿Recuerdas la última vez que te lo dijeron a ti?

Y es que el amor no reside solamente en un elemento racional: “se que me ama”. También se ponen en juego otros mucho factores que tienen que ver con lo profundo de las emociones y sentimientos, unidos la sensación y la satisfacción de sabernos, de verdad, amados. Por esto, sabernos amados racionalmente no es suficiente. Además, necesitamos que nos digan cuánto nos quieren, nos desean y nos extrañan. Y, junto a esa expresión verbal, necesitamos un acompañamiento físico: un abrazo, una caricia, una mirada… en definitiva una confirmación de que seguimos siendo el objeto de amor del otro.

¿Es difícil decir “Te quiero?

Decir “Te quiero o Te Amo” es quizás una de las frases más frecuentes en el mundo de la ficción, y suele escasear en la vida real. La razón fundamental por la que hay gente tan esquiva con la frase, es el compromiso implícito que conlleva. Los mundos de la literatura y del cine nos han enseñado casi siempre a parejas que sueltan un “Te quiero” de forma repentina, casi impulsivamente. Sin embargo, los especialistas señalan que somos muy conscientes de que la frase lleva implícita una potente “bomba emocional”, y por esto somos tan reticentes.

En definitiva, lo que realmente nos echa para atrás y no atrevernos a decir más a menudo “Te quiero“, es el no saber manejar las emociones que conlleva el sentimiento de querer a alguien. La buena noticia es que se puede aprender a manejar, gestionar y expresar esas emociones.

Diferentes personalidades, pero todos capaces de decir “Te quiero

Todos somos diferentes, únicos y cada uno de nosotros tiene una personalidad propia. Ahora bien, esto no es obstáculo para que todos estemos capacitados para poder decirle a nuestra pareja “Te quiero”. En este sentido, conocemos a personas extrovertidas que no tienen problema en decir, demostrar y hasta gritar sus emociones. Con alguien así nunca nos quedará la duda. Es la persona que verbaliza sus emociones, escribe notitas, tarjetas, cuenta en las redes lo que siente, lo declara en público todas las veces que haga falta. Es un ser que acaricia, besa y abraza. Su impulso es demostrativo.

Otros, en cambio, son introvertidos más callados e intensos. No se expresan con facilidad. Sienten las mismas emociones pero las guardan más. Las explosiones incontenibles no son lo suyo. Eso sí, cuando besan, abrazan o dicen “Te quiero“, la intensidad de sus emociones se trasmite muy profundamente. Precisamente porque no es lo habitual.

Maneras diferentes de decir “Te quiero

Ni el amor del extrovertido es superfluo ni el introvertido ama menos. Cada uno se expresa de diferente manera. Ahora bien, ¿qué pasa cuando los dos miembros de la pareja son opuestos? Es importante conocer a quien amas. Ser capaz de reconocer el menor gesto, la inflexión de su voz, la presión de una caricia, etc. 

Hay muchas maneras de decir “Te quiero” y cada pareja aprende sus códigos particulares, lo cual no implica que nos conformemos con el “mutismo total” en cuanto a decir o que nos digan “Te quiero”. Esto es especialmente importante si hay una demanda de confirmación de ese amor a través de la verbalización. Hemos dicho muchas veces que el diálogo, la comunicación, es uno de los pilares de la relación de pareja. Y, además, recordad que lo que no se dice, no existe. No obstante, conviene también recordar que hay que apoyar nuestras palabras con otros actos comunicativos, tales como:

  • La mirada. Con una mirada se puede llegar a decir mucho. Usa tu mirada y trata de expresar con ella lo que sientes por tu pareja.
  • Las caricias. Está comprobado que las caricias afectan positivamente el estado mental y físico de una persona. Acariciar y ser acariciado es una manera de transmitir emociones y conseguir grandes producciones de dopamina en el cerebro (la hormona del placer).
  • Abrazar. La presión de un abrazo tiene efectos terapéuticos importantes. Un abrazo relaja y tranquiliza. Incluso hay máquinas simuladoras de abrazos que ejercen una presión especial y ayudan a niños con síndromes como el autismo. ¿No has sentido nunca la necesidad física de un abrazo?
  • BesarEl beso es una manera de demostrar afecto y pasión. El beso es un acto muy íntimo que, dependiendo de la cultura en la que vivamos, tiene un escenario social o solo privado. Un buen beso sabe comunicar un “Te quiero” muy claro.

Las palabras mágicasTe quiero“, dichas con toda la emoción que encierran, son un bálsamo, un puente, una alianza con el otro más fuerte que cualquier contrato firmado. Es muy importante, decisivo y trascendental, decirle a tu pareja “Te quiero“. ¿Qué te parece si lo añades a tu lista de propósitos para este año? ¿Qué tal si te propones no dejar pasar un sólo día sin decirle a tu pareja “Te quiero”?

Atrévete, no pierdas la oportunidad de hacerlo.

Un abrazo a todos.

2 pensamientos sobre “La importancia de decir “Te quiero”

  1. Berta Pinedo

    Alguien alguna vez dijo: “Querer no duele” y es cierto. Que distinta sería la vida si todos nos propusiéramos a usar con mas frecuencia esta frase y a no vacilar en expresarlo las veces que fuere necesario. Decir “te quiero” a las personas que amamos debe ser una constante que indiscutiblemente debe ir acompañada de acciones practicas.

Deja un comentario