Relaciones de Pareja Tóxicas (II).

 

pareja tóxica 13

Relaciones de Pareja Tóxicas. Tal y como anunciamos en nuestro anterior post, continuamos esta semana tratando este tema. En esta ocasión, nos preguntamos cómo es posible que una pareja pueda llegar a tener una relación de pareja tóxica; qué factores alimentan y mantienen la relación tóxica y qué se puede hacer para salir de ella. 

¿Cómo una pareja puede llegar a tener una Relación de Pareja Tóxica?

En realidad no hay una evolución sino un descubrimiento. Se trata de patrones que estaban desde el principio, quizás de una forma sutil o aletargada pero que poco a poco, y a medida que maduran las relaciones o las personas, se va revelando como una realidad. Esta realidad suele ser la consecuencia de las ideas o modelos que ha conformado el aprendizaje sobre las relaciones y que, en muchos casos, se fundamentan más en la dependencia, en el abuso o en la manipulación (intencionada o no) del otro.

¿Qué factores alimentan las Relaciones de Pareja Tóxicas?

  • Baja autoestima y un pobre concepto de uno mismo: Cuando ponemos todo nuestro valor en el amor, aprecio y atenciones de nuestra pareja, seguramente vamos a vivir una relación tóxica.
  • Fantasía del rescate: pensar que, sea como sea nuestra pareja, y se comporte como se comporte, estamos llamados a “rescatarla” y hacerla cambiar. Empeñar todo mi esfuerzo y empuje en esto, con lo que aparece el consiguiente “síndrome del mártir”, es decir, sentir que soy un sacrificado en la relación para que todo marche bien. Pero no hay que engañarse, ya que para que todo marche bien se necesitan dos y no sólo de mi sacrificio.
  • El miedo a la soledad: Estar acompañados, saber que tenemos una pareja, independientemente de la manera en la que la tenemos. Solos no, nunca, mejor acompañados sea cual sea el precio que tenga que pagar.
  • Necesito sentirme querido y apreciado por mi pareja: Todos necesitamos esto, pero cuando representa una necesidad obsesiva de alimentar el amor, quiere decir que no me aprecio lo suficiente, y si mi pareja no me lo da, caigo en el abandono, desesperanza y tristeza.
  • La necesidad de cumplir con un rol social: Estar en pareja, estar acompañado, no vivir solo, “me voy a quedar solterona/solterón”, etc. Hay personas, que no conciben el “estar sin pareja”. Así que se dejan arrastrar, por así decirlo, por esa infelicidad porque siempre será mejor a vivir en soledad.

¿Cómo salir de una Relación de Pareja Tóxica?

Para salir de una relación de pareja tóxica, es necesario primero que tú seas consciente de lo que está ocurriendo. Entiende que así no vas a poder ser feliz. Puede que tus amigos y familia hayan advertido las pistas mucho antes que tú. Hazles caso y busca ayuda profesional antes de que la situación sea más grave.

El segundo paso será hablarlo con tu pareja. Dile lo que sientes, háblale de tus sentimientos, tu frustración y tu infelicidad.

  • Si tu pareja se muestra receptiva, será un buen pronóstico para la relación. En esta situación, hay que mentalizarse de que hay que introducir muchos cambios, y muy importantes, en la forma de comprender e interpretar lo que significa una relación amorosa y, en general, las relaciones de cualquier tipo a lo largo de la vida. Introducir estos cambios necesita de mucha voluntad, tiempo, y tener las cosas muy claras.
  • Si, en cambio, ves que tu pareja no pone de su parte para mejorar la situación, si percibes que no hay voluntad de cambio… aléjate. En estos casos, la recomendación es romper de raíz. Para ello hay que avisar de que se va a cortar la comunicación, y luego cumplirlo. Por un lado, habrá que aguantar la insistencia de la otra persona. Hay que procurar aislarse por todos los medios y evitar exponerse a los mensajes o intentos de acercamiento (del tipo que sean) del otro. Y también es preciso llenar esos días con actividades, amigos, ocupaciones o distracciones que ayuden a nuestro cerebro a pasar por la etapa difícil que supone “volver a caer en la tentación”, como llamar, escribir o escuchar si se ha cogido despistadamente el teléfono. Hay que estar preparado para superar una especie de “mono” pero, una vez que se pasa, el resto será mucho más fácil.

Lo que debe quedar también muy claro es que, sea cual sea la respuesta de tu pareja, acude siempre a la ayuda profesional que te puede brindar un terapeuta, y rodéate de un buen contexto de apoyo, tales como los buenos amigos o el cariño de la familia. Con todo esto de tu parte, se puede salir, pasar página, y mirar al futuro con ilusión.

Os animamos a que compartáis con nosotros vuestros comentarios y opiniones.

¡Un saludo a todos! 

Enlaces a los artículos publicados en prensa: 

http://politica.elpais.com/politica/2015/01/27/actualidad/1422363044_535263.html

http://www.elmundo.es/espana/2015/01/27/54c7715c22601de60b8b4578.html

Deja un comentario