Suspensos, ¿Cómo afrontarlos? Una Guía para Padres.

suspenso 9

         Ya llegamos al final del curso y los alumnos están listos para recibir sus notas. Vosotros como padres, ¿Estáis preparados? ¿Qué vais a hacer si hay suspensos? Antes de nada, debéis saber que enfadarse, gritar o humillar a vuestro hijo no sirven de nada. Y castigarle para todo el verano tampoco. ¿Cómo reaccionar entonces?

         Básicamente (con todos los matices del mundo, ya que cada caso es único) se trata de poner en marcha tres principios o actitudes: tranquilidad, análisis realista y firmeza en la aplicación de soluciones

         Sencillo ¿no? Entonces, ¿por qué lo primero que suelen hacer los padres cuando su hijo llega con uno o varios suspensos es echarse las manos a la cabeza, enfadarse, regañarle y lanzarle toda una retahíla de castigos y amenazas? La mayoría de expertos señala que nunca se viven bien los suspensos. Esto se debe a que los padres se preocupan mucho porque sus expectativas académicas y sociales se frustran, y eso les provoca una reacción de enfado y de culpa que a veces dirigen hacia el niño y a veces hacia ellos mismos. Además, los padres se miden mucho a sí mismos por el éxito de sus hijos en los estudios y en la vida, porque la deseabilidad social es tener una familia en la que los hijos vayan bien en sus estudios, que no tengan conflictos y que se ganen bien la vida. Por eso, cuando ven un suspenso, les da miedo de que eso signifique que sus hijos van a ir mal en los estudios, van a tener un mal pronóstico para el futuro y van a fracasar.

        Lo importante en estos casos es no desmoralizar ni humillar al chaval con comentarios del tipo “eres un vago”, “es que eres muy torpe” o “no vales para estudiar”. Lo importante es no hacer creer al niño o al adolescente que por ese suspenso ya no es bueno para los estudios, porque está demostrado que es mejor predictor de éxito en los estudios el autoconcepto académico que uno tenga que no la inteligencia. Por eso, conviene armarse de paciencia y cariño para decirle al hijo que él puede, que ha fallado y ha suspendido porque hay cosas que no ha entendido, pero que podrá entenderlas con más atención y esfuerzo, animarle a superarse y apoyarle para que no se perciba como torpe y eso configure su autoconcepto académico. 

        Dicho esto, sugerimos una lista de actuaciones prácticas que puedan ayudar a los padres a reaccionar de la mejor manera posible ante los suspensos de sus hijos:

       Qué hacer…

  • Mantener la calma.  Cualquier suspenso se puede superar, sólo hace falta esfuerzo y constancia en el trabajo. Suspender puede tener incluso su parte positiva si se aprovecha para aprender a afrontar la frustración y a superarla con esfuerzo, sin eludirla ni caer en la agresividad.
  • Buscar las causasNo es lo mismo un suspenso por una dificultad concreta o un bajón pasajero, que suspender varias de asignaturas por falta de trabajo, de organización y esfuerzo. Hay que preguntarle al hijo los motivos, pidiéndole un ejercicio de sinceridad.
  • Ser realista. Que el hijo suspenda no quiere decir que atraviese una depresión o tenga problemas de aprendizaje. Hay que hacer un análisis realista, a veces sólo es inmadurez, falta de esfuerzo o el resultado de una mala planificación y/o malos hábitos de estudio. 
  • Hablar con los profesoresConocer cuál es la actitud y rendimiento escolar, con el chaval presente en la reunión, para evitar las dudas sobre que alguien miente.
  • Elaborar un plan de actuaciónPedir al hijo soluciones para cada una de las causas por las que ha suspendido y ayudarle a diseñar un plan para ponerlas en práctica. Las acciones han de ser claras y realistas. Puede ser interesante dejar constancia por escrito de los compromisos adquiridos y qué ocurrirá si no se cumplen.
  • Ayudar. Aunque la responsabilidad de los estudios es de los hijos, siempre viene bien que los padres les motiven, les ayuden a organizarse, les proporcionen técnicas de estudio o un profesor particular que les pueda ayudar.
  • SupervisarLos padres han de controlar que se cumplen las actuaciones previstas para superar los suspensos y hacer un seguimiento diario de las tareas escolares, y retirar privilegios si el chaval no asume sus responsabilidades.

      Qué no hacer…

  • Gritar o insultar. Los chicos ya llegan angustiados y tensionados cuando han recibido un suspenso (de no ser así, suele ser indicio de que algo más está ocurriendo y que se refleja en los estudios). Que los padres añadan más dramatismo a la situación no ayuda en nada y puede resultar contraproducente. Se puede expresar el descontento de forma seria pero constructiva.
  • Humillar y reprocharHay estudios que aseguran que el éxito escolar depende más del autoconcepto académico que de la inteligencia. Y calificar al chaval de inútil, vago o torpe daña su autoconcepto y no motiva.
  • Sermonear y olvidarSi no se adoptan medidas, el problema no se resolverá solo. Estudiar no es fácil y si sólo depende de la voluntad del chaval es muy probable que le tienten más otras actividades.
  • Imponer grandes castigosLos castigos imposibles, que no se pueden mantener en el tiempo, no tienen ninguna utilidad y no producen el cambio deseado. El recorte de privilegios debe ir condicionado a los compromisos adquiridos y la dedicación de tiempo al estudio.
  • Buscar excusasLos chavales que suspenden no tienen necesariamente problemas de aprendizaje ni desequilibrios internos. Y normalmente tampoco es culpa de los profesores. Conviene ser realista al analizar las causas, y éstas suelen ser tan simples como: no haber estudiado lo suficiente.

        Un último apunte para recalcar la importancia de confiar en tu hijo y no desesperar. Y es que suspender e incluso repetir un curso en algunos casos no es un fracaso. Los hijos, al igual que los padres, pueden pasar baches. En esos momentos es cuando más necesitan vuestro apoyo, vuestra firmeza y vuestra guía.

        Y te recuerdo que tú, como padre o como madre, has hecho muchas cosas para educar a tus hijos, así que tú sí has aprobado, pero la educación de los hijos no disfruta de vacaciones. ¡¡¡Animo!!!

        Esperamos vuestros comentarios y opiniones.

        Un abrazo!!

 

Deja un comentario