Valora lo que tienes. Vivirás mucho mejor.

valora

Valora lo que tienes. “Hay que aprender a valorar lo que tenemos”: un consejo más que se repite y se repite y que muy pocos aprovechan.  Valorar lo que tenemos empieza por dar importancia a aquellas cosas que nunca se las habíamos dado, como el tacto, la visión, la salud, poder moverse, etc. Pero no hace falta quedarse ciego para entender lo importante que es la visión. También sería bueno valorar el placer de dormir, soñar, comer, ducharse o poder ver una película. Aquellas cosas que todo el mundo hace pero que muy pocos valoran.  

Pero es que, además, no hace falta tener una vida de película para ser feliz. No hace falta tener toneladas de ropa o una mansión con vistas al mar. Si aprendes a valorar lo que tienes, y aún más, si aprendes a valorar lo que eres (aunque esto es tema para otro post), entonces te das cuenta de cuánto tienes para valorar y agradecer. Lo que se deriva de todo esto es que comienzas a disfrutar de la vida a otro nivel, desde lo más básico. Y luego, el día que realizas algún tipo de actividad especial como viajar, entonces lo disfrutas más que nadie y sin necesidad de hacer locuras. Por todo esto, valorar las cosas es un componente clave de la felicidad, es decir, de llegar a vivir mejor.

La importancia de valorar lo que tenemos

Ya hemos señalado que las personas que saben valorar lo que tienen viven más felices que las que no saben apreciar lo que poseen. El problema de quien no valora lo que posee, es que en muchas ocasiones lo hace comparándose con lo que tienen los demás o porque no saben contentarse con lo ya conseguido, no les satisface lo que poseen y siempre desean más. Entonces, ¿Cómo se hace eso de valorar lo que se tiene? Vamos a comentar algunos pasos que se pueden dar:

Evita las comparaciones.

Conocer nuestras capacidades y ser agradecidos con lo que tenemos nos hará valorar las cosas. Son muchas las ocasiones en las que valoramos lo que tenemos según lo que tienen los demás o de cómo lo valoran los demás. No nos detenemos a pensar en lo que nosotros poseemos: nuestras cualidades, nuestra familia, el trabajo, los bienes materiales, etc. que es con lo que tenemos que vivir y hacer nuestra vida. Desear o anhelar lo que tienen los demás es infravalorar lo nuestro.

Podemos sentir admiración por las virtudes, la suerte, los logros obtenidos o las habilidades sociales que poseen otros, pero sin tener que compararnos o sentir envidia. Esas personas a quienes admiramos, pueden ser para nosotros un estímulo y un modelo a seguir, y también pueden servirnos como guía para lograr nuestros objetivos, pero no podemos compararnos con los demás y desear lo que ellos poseen. Debemos de tener en cuenta que no todos deseamos lo mismo y que nuestros logros debemos medirlos de acuerdo a nuestras posibilidades y esfuerzos, tratando de luchar por conseguir lo que anhelamos sin compararnos con los demás y, sobre todo, valorando lo que tenemos.

Cuida tu actitud, pensamientos y comportamientos.

No envidies a otros. No creas que lo que tienen los demás es mejor que lo tuyo. Desear continuamente lo que tienen otros es, como decíamos, infravalorar lo nuestro. Si con frecuencia te atrae más lo de los demás y lo consideras mejor que lo tuyo, piensa que a lo mejor lo que te ocurre es que tienes un problema de baja autoestima. No te lamentes por lo que no tienes y disfruta de lo que ya has conseguido o posees. Vive tu vida con inteligencia y no la malgastes lamentándote por lo que podría haber sino y no es.

Mantén una actitud optimista ante tu vida y tu futuro.

Piensa que hay muchos aspectos en tu vida que podrás mejorar, pero que también hay otros que son muy buenos y que son el resultado de tu esfuerzo y de tus cualidades.

Recompénsate por tus logros.

Aunque la satisfacción personal es la mejor recompensa a una tarea bien realizada, concédete un capricho a modo de celebración cada vez que alcances una de las metas que te has fijado. De esta manera, valorarás más lo que has conseguido.

Piensa y medita sobre lo que tienes.

Reflexiona sobre lo que tienes y lo que ambicionas, y si consideras que puedes mejorar en algo, márcate metas para lograrlo según tu capacidad y tus circunstancias. No te exijas demasiado, se realista.

Pelea por superar tus errores.

Todos cometemos errores, pero no por ello somos unos fracasados, de lo que se trata es de aprender de ellos e impedir que nos desanimen para seguir luchando para conseguir lo que deseamos o mejorar lo que ya tenemos.

Da gracias por lo que ya tienes.

Las personas agradecidas saben apreciar mejor las cosas que poseen, saben valorarlas y disfrutar más de ellas. Esta actitud les permite avanzar con mayor alegría y optimismo en la vida. Saber apreciar lo que tenemos nos ayuda a ser más felices. Si nos damos cuenta del valor de todos los detalles que vivimos, desde los que son aparentemente más banales hasta los imprescindibles, veremos que podemos sentirnos alegres por saber apreciar lo que tenemos. No debemos acostumbramos a las cosas que poseemos y dejar de darle importancia, no podemos dejar de valorarlas o llegar incluso a perder su verdadero significado. Levantarnos por la mañana y ducharnos con agua caliente, tomar una taza de café o poder elegir la ropa que deseamos ponernos, son hechos que deberíamos valorar y agradecer. De esta forma, seríamos más conscientes de su importancia y los valoraríamos más.

Y no estamos diciendo que haya que conformarse radicalmente lo que ya tenemos, nada más lejos de nuestra intención, ya que es legítimo el deseo de mejorar y prosperar en la vida a través del trabajo duro y honesto. Estamos abogando más bien por poner en valor la actitud que implica el contentamiento, de tal manera que lo que nos impulse en la vida no sea el afán de tener y poseer más y más cosas sin valorar lo que ya tenemos.

Así que, cuando desees algo, pregúntate realmente para qué lo quieres, pregúntatelo de verdad, se sincero contigo mismo, y si la respuesta es que lo quieres para aparentar o para que te acepten los demás, yo creo que no está conectado realmente tu anhelo con tus necesidades.  

Por tanto, déjame que te pregunte: ¿Sabes apreciar las “pequeñas cosas” de la vida? ¿Valoras lo que tienes? Ser agradecidos y valorar lo que tenemos y lo que somos nos ayuda a dejar de concentrarnos en las situaciones negativas y fijar la atención en lo positivo. Las personas agradecidas saben que poseen muchas cosas buenas y eso les hace sentirse felices. Además de los bienes materiales, de nuestros objetivos y de nuestras habilidades, tenemos que ser conscientes del amor que recibimos por parte de nuestra familia y nuestros amigos, valorarlo y disfrutar de ello.

¡Un cordial saludo!

2 pensamientos sobre “Valora lo que tienes. Vivirás mucho mejor.

Deja un comentario